Cuál es el número de tenedores que puede tener un restaurante de lujo

En relación con otros muchos aspectos a considerar y que merecen singular atención, cuando tienes un restaurant o más aún si piensas en montar una empresa de este tipo desde cero, está la tarea de determinar qué género de negocio quieres presentar ante tus potenciales clientes. Esto puede ser fundamental puesto que basándonos en la tipología que escojas, van a cambiar multitud de elementos. El nombre del comercio, el tipo de local, su ubicación, su tamaño, el estilo decorativo, el tipo de personal a contratar y como es natural, la inversión precisa, son algunos de los factores a los que le repercutirá, entre otras claves.

Tener un restaurante con un estilo temático bien definido y un nivel de calidad claramente establecido te va a facilitar que puedas generar una cierta popularidad entre tu público objetivo. La primera base es definir el tipo de comida que ofrecerás, y a partir de ese punto la clase de chef que precisa tu restaurante, como el perfil del resto de personal, tanto en lo que concierne a experiencia, como en cuanto a formación.

Ahora te mostramos los diferentes tipos de negocios de restauración en cuanto a su categoría, a fin de que puedas analizar y catalogar el tuyo.

Requerimientos mínimos comunes a cualquier Restaurante

Es común a todos los restaurantes la responsabilidad y el compromiso de vigilar la calidad de sus alimentos, su presentación y la higiene, como también de mantener una decoración, un estilo y un entorno convenientes a su propio concepto de negocio.

Cada establecimiento de restauración, además y de forma particular, deberá encargarse de realizar y conservar apropiadamente sus recetas, su preparación y la disposición decorativa de sus platos. Además de la relación amable y atenta hacia sus clientes.

Es prioritario vigilar la higiene general de todo el establecimiento, la correcta funcionalidad de los servicios sanitarios, la presentación acertada y la capacitación de los empleados. Asimismo es fundamental contar con los permisos y acreditaciones reglamentarias para garantizar un servicio impecable, tanto en lo concerniente a la atención de sus consumidores, como en lo que se refiere a la manipulación de alimentos.

Restaurante de lujo (5 tenedores)

Los negocios gastronómicos de mucho lujo destacan primordialmente por el esmero y la especial calidad en el servicio que le ofrecen a sus consumidores. Se busca ofrecer un tratamiento totalmente adaptado al cliente, con innumerables detalles que agasajarán al comensal y lo harán sentir como un verdadero rey.

Este tipo de establecimientos tiene que contar con un acceso independiente para consumidores y otro acceso diferente y exclusivo para el personal. También procurará determinar diferentes servicios para mejorar la comodidad del cliente, como por ejemplo un servicio de aparcamiento de vehículos, una sala de espera o una zona del local donde se pueda esperar mesa para comer mientras se pica algo tranquilamente, o incluso hasta teléfonos móviles disponibles para su uso, entre otras muchas cosas.

El comedor ha de ser muy agradable y ha de contar con una decoración elegante, ambientado basándose en la temática del establecimiento concreto y con ciertos lujos, al igual que su vajilla, cubertería, etc.. Cada empleado debe estar muy cualificado para ofrecer un servicio de calidad y ha de conocer extensamente los alimentos que se presentan. Al mismo tiempo, deberá ser muy considerado, cuidadoso y escrupulosamente aseado en cuanto a higiene de su persona al igual que en lo relativo a su ropa de trabajo, a la altura de un establecimiento de lujo.

La calefacción o el aire acondicionado debe estar a una temperatura conveniente. Los aseos deben ubicarse de manera independiente, han de ser amplios y deberán destacar por su limpieza. El servicio de comidas ha de efectuarse directamente en la mesa, con platos que saldrán de la cocina con cubrefuentes o inclusive elaborándolos delante del comensal, conforme lo precise la situación.

La cocina deberá disponer de su propio espacio de almacén, cámaras refrigeradas y el equipo preciso, y además, la maquinaria necesaria para su funcionamiento. Todo el staff, tanto el continuo como el de apoyo, va a tener a su disponibilidad armarios independientes y servicios sanitarios completos para el aseo personal.

La carta del establecimiento va a ser el primordial instrumento comercial y va a ofrecer un conjunto de platos, clasificados y adaptados según sus tiempos pertinentes, entrantes, cremas, caldos y sopas, arroces, pastas y ensaladas, especialidades y sugerencias de la casa, carnes, pescados, cafés, postres, etcétera, adecuados evidentemente al servicio que cada negocio ofrece. Va a tener además de esto, una carta de bebidas donde se especificarán vinos, cervezas y licores.

Restaurante de primera con categoría de 4 tenedores

Este tipo de establecimientos gastronómicos, también conocidos como "Full Service", ofrecerán una serie de servicios según la categoría del establecimiento. La distinción con el otro modelo es mínima, aunque dispone de un poco menos de lujos.

La carta mostrará de cinco a siete tiempos, así como una variedad limitada de licores. Al igual que en el modelo precedente, los platos que lo requieran, tendrán que salir de la cocina con cubrefuentes o bien se acabarán delante del cliente.

Su personal, tanto el permanente como el contratado para las horas punta, deberá llevar su uniforme correspondiente y disponer de la capacidad y conocimiento conveniente a su gama de productos.

Por lo general, se puede decir que los requisitos elementales que debe cumplir un negocio de restauración de primera categoría son casi los mismos que los requeridos a los restaurantes de mucho lujo, son apenas unos cuantos aspectos los que los diferencian.

Restaurante de segunda (3 tenedores)

Esta clase de establecimientos se conocen Visite este enlace como "restaurantes turísticos". Podrán tener acceso independiente de entrada para su clientela, si bien en su defecto puede ser empleado ese acceso por los propios trabajadores del establecimiento o para el suministro y recepción de productos por los proveedores. Si bien lo recomendable es que su empleo se reduzca exclusivamente a las horas cerradas al público.

Su aforo va a ser más reducido puesto que el área de comedor tendrá una extensión conveniente a su espacio. Deben contar con teléfono, aire acondicionado y su carta habrá de ser según la especialidad del local, con un número máximo de 6 tiempos.

El mobiliario, manteles, cubiertos, vajilla y cristalería serán de calidad. Los aseos de señoras y caballeros serán independientes y los dos tendrán agua caliente y fría en sus aseos, siendo de uso exclusivo para la clientela.

La cocina debe disponer de cámara frigorífica, despensa, bodega, hornos, fregadero, extractores, equipamiento de calidad.

El equipo profesional contratado, tanto en comedor como en cocina, llevará ropa de uniforme. Además, el primer jefe de sala habrá de estar preparado para atender, por lo menos, en 2 idiomas.

Restaurante de tercera (2 tenedores)

El acceso al establecimiento en este género de negocios gastronómicos será